La Habitación de Álvaro

Esta entrada está muy relacionada con la que escribí la semana pasada sobre las cosas que para nosotros habían sido inútiles para el bebé. Y digo que está relacionada porque aunque desde que me quedé embarazada, una de las cosas que más deseaba era saber el sexo del bebé para empezar a decorar su futura habitación, tengo que reconocer que aún no la ha utilizado y que su única función es acumular trastos.

          Por aquel entonces no sabía qué era el colecho y pensaba (cada vez que lo recuerdo me da hasta la risa) que pasaríamos algunos meses durmiendo un poco peor (lo de dormir mal, pero mal, mal, no se me pasaba ni por la imaginación) y después pasaríamos a Álvaro a su habitación, donde yo o su padre iríamos a ver como seguía plácidamente dormido, a colocarle primorosamente las sábanas y darle un beso… Vamos, la escena parece sacada de una película, jajaja.

           Pues en base a eso, preparamos su habitación. La pintamos de azul celeste, compramos una estantería y una cómoda en ikea y soñábamos despiertos cada vez que íbamos añadiendo algún detallito. Mi padre me arregló la cuna de mi abuela y a mi me emocionaba pensar que en ella habían dormido mi abuela, mi madre y mi hermana y yo y ahora iba a dormir Álvaro (y una leche).

 

 

            Yo quería poner un vinilo en la pared pero no me convencía ninguno, ni de tamaño, ni de color ni de precio, así que busqué en san google e ideé uno a mi medida. Una noche que mi señor esposo se tuvo que ir a una cena de graduación aproveché y lo pinté. Acabé cerca de las cuatro de la madrugada y ni cansada estaba cuando vi lo bonito que me había quedado (ya he escrito varias veces que mi pobre abuela ya no está con nosotros), que ni me acordé de mi barriga de seis meses y mis continuos dolores de espalda 😉

         Justo encima de la cuna hice unas letritas de tela con su nombre, que quedaron preciosas… En fin, que no quería que le faltara ningún detalle. Iba a ser la habitación de mi niño, donde pasaría mucho tiempo, donde dormiría, donde lo acunaría, donde le leería cuentos… Tenía que estar perfecta.

           Bueno, pues ahora os voy a contar la realidad. La mini-cuna apenas la ha usado. La cuna no la ha estrenado siquiera. Ambas están ya guardadas en el trastero, esperando a un futuro hermanito o algún primo que les quiera dar más uso.
         Álvaro dice que es su habitasión, porque en ella están sus cuentos, su ropa y sus juguetes, pero cuando le digo que nos vamos a la cama, él sabe que su cama no está ahí sino en nuestra habitasión (la de los tres). Ésta ha quedado para acumular trastos o para que Álvaro, cuando se aburre, se vaya a saltar a la cama de matrimonio que hemos puesto. Como él ha ocupado nuestro dormitorio, nos hemos tenido que buscar otro sitio por si alguna noche a su padre y a mi nos apetece leer un buen libro sin molestar al príncipe.
          ¿Si volviera para atrás montaría una habitación para el bebé? Definitivamente sí. No la he utilizado apenas, pero la verdad es que no nos gastamos mucho dinero amueblándola.
Lo único bueno que tiene es el armario y ese le sirve ahora y hasta que se vaya de casa, lo demás lo compramos todo en Ikea o son cosas que ya teníamos (como la mini-cuna o la mecedora). Además, hay cosas que no se pueden pagar con dinero… y los ratos que yo pasé buscando ideas para decorarla, soñando despierta cada vez que me asomaba por la puerta los últimos meses de embarazo y cagándome en la maldita idea de montar una habitación para el bebé que pronto tendré que cambiar y que no ha utilizado no tienen precio. Para todo lo demás… ya sabéis 😉
Anuncios

20 pensamientos en “La Habitación de Álvaro

  1. Liokuina

    Jajajaja creo que todas las que clolechamos sabemos que es eso… La habitación que le vale para todo menos para dormir.
    Es muy muy bonito el dibujo, no me extraña que te sintieras así de bien al acabarlo. Eso si, yo no hubiera aguantando hasta tan tarde, me caía del sueño durante el embarazo.

    Una habitación preciosa la del peque

    Un saludo!

    Me gusta

    Responder
  2. sonia bs

    Jajajaj, exactamente una habitación multiusos! Mucho mejor q una habitación solo para que un pequeño mochuelo duerma allí tranquilito!!!
    Yo soy mas de noche que de día, aunque me dio mucho sueño el primer trimestre, dp todo volvió a la normalidad 😉

    Me gusta

    Responder
  3. sonia bs

    Facilisimo! Hice unos moldes con cartunina, los recorte y los pegué en la pared con cinta adhesiva. Pasé un lápiz muy flojito por el borde y los rellené con pintura normal y corriente. Vamos, pintura de pintar paredes!
    Y cuando me canse, le doy una manita azul y pinto otros, jajaaj

    Me gusta

    Responder
  4. diasde48horas

    Oye, usar no la habrá usado, pero te ha quedado preciosa!! Me encanta el dibujo de la pared y las letras son chulisimas!! Cuántas horas te habrás pasado para dejarla lista… Pero bueno, cuando Álvaro decida empezar a usarla, tienes la satisfacción de que se mudará para una habitación bien bonita… y así también recuperareis vuestra capa para “leer libros” 😉 😉

    Me gusta

    Responder
  5. Una sonrisa para mamá

    Te quedó muy bonita!! y las letras y el dibujo súper chulo. Es cierto que es una pena comprar algo para luego no utilizarlo, si las cosas se supiesen… pero bueno Alvaro tiene su preciosa habitación, ahora con una gran cama, para cuando quiera utilizarla. Yo ya estoy dandole vueltas a cambiar la habitación de Iris, quitar la cuna y ponerle cama, bss!

    Me gusta

    Responder
  6. Baberos Y Claquetas

    ¡Un 10! Justo Papidire y yo hablábamos el otro día de este tema. La habitación de Vikingo antes era mi despacho y cuando empecé a mirar decoración una amiga me dijo que no fuese tonta, que hasta los 5 años o así ni la usan. Pues no la hice ni caso, ahora Vikingo juega en el salón, en la cocina, en el baño, allí dónde esté yo, duerme con nosotros y la habitación como bien dices, para el carro, el triciclo, los tratos!!! Desde luego si volviese atrás no habría montado la habitación. Un abrazo!

    Me gusta

    Responder
  7. Nany Nany

    Otro post que has escrito como si fueras yo jaja la verdad que la ilusión que hace prepararle el nido a nuestros bebés aunque luego los muy c…. no quieran ni pisarlo y nos invadan nuestras camas jajaja
    Besitos carii

    Me gusta

    Responder
  8. sonia bs

    Gracias¡¡¡ La verdad es que a mi también me encantaba cómo quedó. Ya está un poco destartalada, pero bueno… Para cuando Álvaro se mude creo que habrá que decorarla de niño un poco más mayor, jajaja
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  9. sonia bs

    Ayyy, si supieramos qué iban a utilizar y que no… otro gallo cantaría. En una cama seguro que está más cómoda, no? es más grande, se puede mover más… Le pones unas barreras de seguridad y listo.
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  10. sonia bs

    ajajajja, no la usa, pero dime la verdad ¿a que disfrutaste mucho montándola? pues solo por eso ya vale la pena.
    A mi también me lo advirtió una buena amiga… pero como yo estaba empeñada en tener una habitación cuqui…
    Un besazo

    Me gusta

    Responder
  11. Un Papá en Práticas

    ¡Total! Yo tenía un despacho en lo que ahora es la habitación de Mara. Y lo desmontamos corriendo para montar su habitación. Nuestros padres nos decían que igual no era necesario todavía. Pero nosotros erre que erre. Y ahí está la habitación. Muerta de la risa… jajajaja

    Me gusta

    Responder
  12. Pingback: Qué Meter en la Canastilla del Bebé | La mamá de Álvaro

  13. Pingback: Operación Sueño Fallida o Estoy hasta los mismísimos | Madre Agua

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s