Ni Contigo ni Sin Ti

Me encanta dormir contigo. Meter la nariz en tu cuello y aspirar tu olor. Entrelazar las manos y que me pongas los pies en la barriga. Nunca antes había dormido tan bien con nadie como ahora duermo contigo.

Pero también me gusta cuando te duermes una hora antes de lo que pensaba o te despiertas una hora después y me dejas una hora libre para hacer lo que quiera, aunque ese lo que quiera sea no hacer nada.

Me encanta estar contigo. Levantarnos juntos, desayunar sin prisas, limpiar la casa (acabas de descubrir la mopa, que peligro¡), ir a comprar el pan y tardar una hora en ir y volver y que cuando quiera darme cuenta sea la hora de comer y no nos haya dado tiempo ni a hacer la comida.

Pero también me gusta llevarte a la guardería. Pensé que lo iba a llevar peor, pero eso de tener unas horas para mí algunas mañanas me está dando la vida. Estoy menos cansada, más risueña y más feliz.

Me encanta jugar contigo. Echar partidos de fútbol en el pasillo, leer cuentos en la cama, jugar a las fichas o al escondite… Adoro ir al parque casi todos los días porque tu lo adoras, antes lo odiaba y, a veces, ahora también lo odio.

Pero, a veces, cuando pasas de mí y eliges a tu padre como compañero de juegos suspiro por dentro porque sé que dispongo de media hora? para hacer cualquier cosa relajarme. Y si  papá te propone un baño y aceptas casi salto de alegría porque sé que son, mínimo, 45 minutos… yujuuu¡

No quiero separarme de tí ni un momento. Me cuesta dejarte en la guarde (sí, ya sé que antes he dicho que no), con los abuelos… y no me imagino un día entero sin tí.

Pero, a veces, cuando alguien se ofrece para estar contigo o te reclama durante unas horas a mí se me alegra el alma.

 Me encanta como has llenado la casa de vida, de voces, de juguetes todos desparramados, y de risas…

Pero, a veces, me pongo nerviosa de ver tanto trasto en el medio (aunque en lo de desordenado hayas salido a mí), oír tantas voces y que haya dejado de escuchar el ruido de la lavadora.

A veces estoy muy cansada, cariño, y la pregunta ¿lo estoy haciendo bien? acude una y otra vez a mi mente. Me gustaría jugar más contigo, poner menos la tele y no escatimarte ni dos segundos al día. No buscar excusas, no pensar en que ya lo haré más adelante, no meterte prisa, no decirte mañana… Pensar más en tí y menos en mí.

Tengo mil fallos, tesoro, pero intento todos los días que seas feliz. Todos los días. Y te quiero por encima de todo, como nadie jamás te va a volver a querer.

Anuncios

30 pensamientos en “Ni Contigo ni Sin Ti

  1. Catalina Echeverry

    Que lindo lo has expresado! Me ha encantado… y como ves, es igual a lo que siento yo y sentimos muchas madres a pesar de saber que ellos son lo más importante (pero no lo único) de nuestras vidas. Un abrazo…y ánimo… también pasará! Todo pasa muy rápido…

    Me gusta

    Responder
  2. bichilla

    Yo hoy estoy en modo “quiero llevarte a cualquier lado para poder dormir!!!” Qué noche, madre, qué noche me ha dado la enana!

    Tenía que soltarlo por algún lado, como te leí a ti hace poco jajaja! Ains.

    Me gusta

    Responder
  3. bichilla

    No te rindes eh?? Jajaja! Sabes qué pasa? Que no me gusta mezclar grupos de gente, y tengo amigos que tienen Twiter y no saben nada de mi blog ni quiero que lo sepan… Al final Internet es muy pequeño!!

    Pero me estás tentando!!!

    Me gusta

    Responder

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s