Anécdotas divertidas de la Operación Pañal fallida

Si algo bueno ha tenido la Operación Pañal fallida es que nos ha dejado algunas anécdotas divertidas que yo voy a recoger aquí porque sé que la memoria es frágil y me vendrá bien recordarlas para después contárselas a Álvaro delante de sus amigo@s adolescentes. Soy malvada, lo sé, pero de alguna manera me tendré que vengar por los miles de despertares nocturnos con los que me agasaja mi pequeño angelito.

Bueno, pues ahí van nuestras anécdotas… Aviso a navegantes: si estáis comiendo o vais a comer en breve dejad esta entrada para dentro de un ratito, jaja.

Anécdotas de la Operación Pañal

        1. La primera vez que Álvaro se cagó hizo la caca sin pañal estábamos con mis padres en la playa. Comiendo, como no podía ser de otra manera. Álvaro se agachó en medio del salón y plantó un buen mojón y como nunca había visto la caca así, tal cual, se llevó un susto tremendo porque se creía que era un bicho y la verdad es que parecía una babosa gigante, como para no asustarse, jajaja.

        2. La primera noche que lo saqué sin pañal de casa se meó dos veces en menos de media hora. Estábamos sentados en un velador con mis suegros y Álvaro estaba jugando con otros niños cuando veo que está regando las flores sin bajarse los pantalones. Termina y viene hacia nosotros cantando “capones, capones, oe, oe, oe” (la canción que su padre y yo le cantábamos cada vez que hacía pipí solito). Él mi pobre pensaría “soy un campeón, he hecho pipí sin avisar a nadie”… lástima que se le olvidara el detallito de los pantalones, jaja.

        3. La segunda noche (y la última) que salimos de casa sin pañal nos fuimos al parque. El día anterior no había hecho caca y ese día tampoco, esto parecerá un dato sin importancia, pero para que os deis cuenta de la cantidad de mierda que podía almacenarse en ese cuerpecito.

Llevaba puesto un polo de rayas marineras y un pantalón corto blanco (blanquísimo) y estaba jugando en la zona de juegos mientras que su padre y yo nos tomábamos algo en la terraza del quiosco sin quitarle los ojos de encima cuando de pronto veo que se ha tirado del tobogán y sus pantalones ya no eran blancos! Tuve que limpiar el tobogán de arriba a abajo porque allí había más mierda que en un estercolero y a Álvaro lo tuvimos que bañar (también de arriba a abajo) en el lavabo de los servicios porque aquello se había ido extendiendo y extendiendo y tenía caca desde el pelo hasta los zapatos.

        4. La última anécdota divertida la protagonizó hace sólo unos días cuando ya habíamos dado por finalizada la Operación Pañal pero él se levantó, hizo pipí en el váter chico y se le empestilló que no se ponía el pañal.

Yo lo dejé con el culo al aire mientras pensaba si en un mes habría madurado tanto como para decidir que el pañal había pasado a la historia. El caso es que me despiste un momento cuando oigo que Álvaro me llama a grito pelao y cuando acudo me encuentro dos babosas gigantes mojones encima de la cama (colcha blanca incluida) y a Álvaro señalándomelos y diciéndome muy ufano “me ha hecho caca en la cama”, con una sonrisa de oreja a oreja como si hubiera hecho la hazaña del siglo.


P.D. Estas historias te contaré delante de tus amigos, cariño, como se te ocurra mearte alguna vez fuera del tiesto. Nunca mejor dicho 😉

Anuncios

22 pensamientos en “Anécdotas divertidas de la Operación Pañal fallida

  1. Marmes

    Que panzada de reír me he dado!! Buenisimas todas las anécdotas, jajaja… La del tobogán es total, debes recordárselas a Álvaro cuando sea mayor, para vengaros por haberos metido en semejantes tinglados jajaja!!!
    Un beso

    Me gusta

    Responder
  2. Reloj de madre

    jajajajajajaja Si es que sois muy valientes por ir al parque sin pañal.

    Creo que entendió solo la mitad de la operación pañal, la parte de hacer las cosas sin el pañal la tiene clara, eso si, falta la parte de en donde las tiene que hacer.

    Un beso!

    Me gusta

    Responder
  3. diasde48horas

    jajaja, me meo de la risa… y nunca mejor dicho!
    Lo del tobogán debió de ser una tortura… te imagino a tí con el paquete de toallitas dándole al tobogán jejeje. Es increíble que de un cuerpo tan pequeño salga tanta mierda!
    Y ya lo de la colcha… buenísimo

    Me gusta

    Responder
  4. sonia bs

    Tienes razón, la parte de hacer las cosas sin pañal la tiene clara, lo peor es que se lo hacía donde quería!
    Bueno, yo creo que era demasiado pequeño para quitarle el pañal, el verano que viene lo intentaremos de nuevo y habrá más anécdotas, ajaj

    Me gusta

    Responder
  5. Pingback: Operación Pañal: Pasos Previos. | La mamá de Álvaro

  6. Pingback: Cinco Recuerdos de este Verano | Madre Agua

  7. Pingback: Operación Pañal fallida | Madre Agua

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s