Maternidad

Cuando el Reloj de la Maternidad Suena de nuevo

Tal día como hoy, hace tres años acudía al ginecólogo después de muchos años (sí, soy de ese 95% de las mujeres que no van al ginecólogo porque estar despatarradas ante un tío que no conocen de nada les da corte) para que me hiciera una revisión de rutina y comprobara que todo estaba bien para comenzar la búsqueda.

La ginécologa que me atendió fue muy amable y me dijo que todo estaba perfecto, lo único llamativo es que mis ovarios medían casi el doble de lo que debían medir. Yo le pregunté si eso era malo y me dijo que no, que simplemente era una curiosidad. Me callé y pensé “si ya lo sabía yo, que a mí a cojones ovarios no hay quien me gane”.

Le conté que el mes anterior me había quitado el parche Evra que utilizaba como método anticonceptivo y le pregunté si debía esperar unos meses antes de empezar a buscar. Me dijo que no, pero que no me agobiara, que me vendría la regla en breve y a partir del siguiente ciclo me lo tomara con calma, me habló del moco cervical y de que en conseguir un embarazo a veces se tarda más y a veces menos, que yo era joven y que si al año no lo había conseguido volviera a la verla.

El día 15 de septiembre me vino la regla y al mes y pico estaba de nuevo en la clínica para confirmar un positivo 😉

¿Por qué os cuento esto hoy? Pues porque me está volviendo a sonar el reloj de la maternidad.

Álvaro tiene 26 meses y aunque sigue siendo un bebé en muchos sentidos (por ejemplo a la hora de dormir) poco a poco se va despegando de mí y empieza a entretenerse solo. Siempre he pensado que no me gustaría que mis hijos se llevasen mucho tiempo. Yo me llevo tres años con mi hermana y ésta se lleva a su vez tres años con mi hermano y creo que tres años es una buena cifra, tanto para poder dedicarle a cada hijo todos los cuidados que necesita como para que jueguen entre ellos.

¿Dónde esta el problema entonces? El principal problema está en mi señor esposo y futuro padre de una segunda criatura. La primera vez que me quedé embarazada logré convencerle de que nos pusieramos al lío diciéndole que ponerse a buscar un bebé no significa llegar y besar el santo, pero para esta vez ese argumento no vale porque nosotros llegamos y lo besamos. Además, cuando nos pusimos a buscar no teníamos a Álvaro y él no sabía qué era tener un niño en casa (ni yo tampoco) y más si ese niño es un pequeño terremoto.

 Otro problemilla que hay que sumar es que tengo ganas de tener otro hijo, pero no tantas como para presionar sin piedad. Mi embarazo fue una época idílica en muchos sentidos (de los dolores de espalda, los ascos y la infección de orina ya no me acuerdo, jaja) y tener un bebé me parece la experiencia más bonita que te puede pasar.

Me da miedo gastarme esa oportunidad cuando aún tengo a un bebé (grandecito, pero un bebé aún) en casa… Si, sé que estoy loca, que es un quiero y no quiero… pero la principal función de este blog es desahogarme (y escribir cosas para después poder recordarle a Álvaro cosas de su infancia) y eso hago.

Y así estamos… yo dejándolas caer y el marido haciéndose el longui, yo preguntándole a Álvaro si quiere tener un hermanito y el padre cantándole “halé Real Madrid, halé halé“… El verdadero problema va a venir cuando de tanto insistir me diga que sí y yo le contesté que necesito tiempo para pensarlo 😉

Anuncios

21 comentarios en “Cuando el Reloj de la Maternidad Suena de nuevo”

  1. jajajaja, ese momento sí que sería digno de ver… despues de meses dándole la tabarra al pobre hombre, que te diga que sí y que le digas tú que necesitas tiempo ajjaja. Por favor, si llega ese momento sácale una foto porque su cara seguro que es un poema ;P
    Yo no te digo nada, que ya sabes cómo andan las cosas por aquí 😉
    Un beso!

    Me gusta

  2. Te entiendo perfectamente… Y mira que yo tengo dos niñas, pero ese sentimiento de querer tener otro siempre esta ahí. De momento me esperaré un año más y entonces… a dar la tabarra a mi maridin a ver si se anima, jajajja!!!

    Me gusta

  3. Jajaja, normal que te contradigas porque por un lado pueden las ganas, pero por otro, cuando ya sabes la mala vida que dan, jajaja… da miedo!! Pero al final la gran mayoría repite, así que está claro que nos puede el amorrrrr. Pero cuando el reloj suena… no tardará la cosa en cuajar, jeje, además para mí también es perfecto que se lleven tres años (yo es lo que tengo pensado, de momento). Espero que nos tengas informadas!!! 😉 besosss

    Me gusta

  4. Es una edad perfecta para ir a por el segundo! (edad perfecta la de Álvaro, digo). Y te lo dice una que se lanzó cuando el “mayor” tenía… atención, 18 meses!! Y claro, así estoy, medio loca ya. Y si no mira el post que acabo de publicar, si es que quién me manda…

    Los dos años y medio es una edad de despegar, de empezar un cambio muy grande y muy bonito. Y por lo que veo a mi alrededor, hay menos celos cuando el mayor tiene ya los 3 bien cumplidos al nacer su hermano/a. Ya entienden muchas cosas. En cambio, siendo más pequeños es todo más delicado…

    Nada, que te lances y no dejes pasar mucho tiempo, si has empezado a pensarlo ya no hay vuelta atrás, jajaja!! Besos!

    Me gusta

  5. Si la idea te anda rondando ya va a ser difícil de ignorar esa llamada de la maternidad. Yo aún creó que esperaré un poco más, pero me da a mi que Álvaro pronto va a tener un un hermanit@. Pero por favor, cuando tu señor esposo te diga que sí, no lo pienses más mujer! 🙂

    Ah, y lo tuyo sí que fue llegar y besar el santo, que bien!
    Un besazo

    Me gusta

  6. Ya he leído y releído tu post! Madreee, me pongo en tu situación y solo hago pensar q me quejo de vicio, jajaja
    Yo tb creo q es una edad perfecta y sé q una vez que el reloj empieza a sonar solo hay una forma de calmarlo 😉

    Me gusta

  7. Si, yo también pienso q es la mejor, es el tiempo q yo me llevo con mi hermana y nosotras estamos muy unidas, aunque con mi hermano tb y me llevo seis años!!!
    Ideas de como convencerlo tengo algunas, jajaaj pero son arriesgadas de llevar a la práctica 😉
    Besitos

    Me gusta

  8. Pues yo no me lo pensé y al año exacto me quedé embarazada. Ahora lo pienso y creo q podía haber esperado un poco más porque el primer año fue durisimo. Pero ahora los veo juntos y son amigos inseparable. Asi que si ya te llaman las ganas por mi parte yo te animo.
    Oye y me ha encantado como lo cuentas
    Un besazo

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s