Maternidad

Pedir Perdón y Dar las Gracias

A veces nos empeñamos en obligar a los niños a adquirir ciertas normas o convenciones sociales sin que estén preparados para ello. Y a veces, sólo a veces, nosotros mismos lo sabemos. Pero no vaya a ser que alguien diga que nuestro niño no está educado, por querer quedar bien ante los demás, o vete tu a saber por qué pero nos empeñamos en que den las gracias, saluden, den besos a desconocidos y cosas por el estilo.

          Nosotros, como padres, nunca hemos obligado a Álvaro a pedir perdón ni a dar las gracias. Y no lo hemos hecho por nada en especial. No hemos leído un estudio que avalara que es mejor dar vía libre a los niños, ni nada de eso. Simplemente hemos actuado así por inercia. No es algo que nos hayamos planteado nunca. Si es verdad que algunas veces le hemos dicho que de las gracias a alguien cuando le ha comprado una bolsa de gusanitos o algo de eso, pero sin obligar ni decírselo más de dos veces. Por supuesto que Álvaro no nos hacía ni caso y pasaba del tema. En esos casos, nosotros le dábamos las gracias al comprador de gusanitos en cuestión y santas pascuas.

         Con el tema del perdón hemos actuado de forma parecida. De hecho nunca le hemos dicho a Álvaro que tiene que pedir perdón. Lo que si hemos hecho hasta la saciedad es repetir, repetir y repetir cuando ha hecho algo que no está permitido que eso no se hace porque a mamá le duele, a papá o a quién sea (como podéis intuir estamos inmersos en la fase de la mano larga), pero ahí se quedaba todo. Jamás le he dicho que me tiene que pedir perdón porque me ha dado un manotazo, sino que le he explicado que eso no puede hacerlo porque me ha hecho daño.

        ¿Por qué os cuento esto? Porque Álvaro da las gracias desde hace más o menos un mes (incluso dice de nara cuando le agradeces algo a él) y el jueves por la noche me dijo por primera vez “o sento mamá, ha sio sin quere”. Estábamos en la cama y me dio con el juguete con el que se acostó esa noche. Como siempre le dije “ayyy, tienes que tener cuidado porque me has hecho daño” y va el tío y se disculpa. Yo pensé que había sido una cosa aislada, pero al día siguiente en la guardería me tiró con un animalito y cuando le dije que eso no se puede hacer porque me ha había hecho daño se volvió a disculpar.

      ¿Cómo hemos conseguido esto? o mejor dicho ¿Cómo ha aprendido él? Pues por imitación. Nosotros cada vez que la ocasión lo ha requerido le hemos pedido perdón (lo siento, cariño, ha sido sin querer) o le hemos dado las gracias. Y los niños aprenden todo lo que ven, todo.

          El problema es que seguimos viendo a los niños como seres inferiores y creemos que no hay que pedirles perdón ni darles las gracias y entonces los desproveemos de ejemplos.

Si en muchos sentidos nos comportaramos con los niños igual que lo hacemos con los adultos, otro gallo cantaría…

Anuncios

13 thoughts on “Pedir Perdón y Dar las Gracias”

  1. Me ha encantado leerte, es algo que hemos pensado mucho ya qué no nos gusta la insistencia de los padres con respecto a estos temas y el “dale un besito” cuando ellos no quieren. Vikingo lleva unas semanas imitando mi “gracias” cuando me da algo, se parte de risa e intenta decirlo él también. Al final es lo que dices, aprenden por imitación y no por imposición. Besos.

    Me gusta

  2. Olé por ese Álvaro!!! Ya te aviso que no te emociones, jajaja, después pasará por una fase en la que volverá a no decirlo, le darán ataques de timidez, estará borde, llegará el “empanamiento” de los 3-4 años… O quizá no, quién sabe!! 🙂

    Yo ahora estoy en la lucha de que diga hola y adiós. Eso me parecen códigos básicos de conducta para vivir en sociedad. Pero llevo insistiendo desde hace un año o así, hasta los 3 pues me parece absurdo hacer nada más que predicar con el ejemplo o como mucho decir “fulanito hay que decir adiós al irse, adioooos” con una sonrisa en la boca y sin casi esperar a que lo haga.

    Lo de los besos igual, y ya lo de pedir perdón, ufff me suena fatal! Aún no he caído en ello (yo ya no digo “de este agua no beberé”) pero el otro día me quedé por primera vez con la frase en los labios después de que Leo pagara a su hermanita sin venir a cuento!!! Por suerte no llegué a soltar ese “pídele perdón” que es taaan absurdo, es como decirle “quiéreme”, es algo que tiene que salir de él… Leo a sus casi 4 años empieza a hacerlo y me gusta, al final es empatía, y la empatía no empieza a desarrollarse hasta los 3 años (y sólo empieza, muuuy lentamente).

    Un besito!

    Me gusta

  3. Nosotros estamos actuando exactamente igual, jamás le hemos obligado ni dicho que se da las gracias, simplemente cuando él nos da algo se lo agradecemos y ya ha comenzad a darlas él…aunque se pasa un poquito jejejej ya os contaré!!!

    Me ha parecido muy tierno la frase de Álvaro, UBMF aun no pide perdón.

    Me gusta

  4. Ay no me digas q llegará a la adolescencia con tres años, por favor!!!
    Alvaro es bastante timidillo con la gente que no conoce pero con los q conoce es muy agradable y le da muchos besos!
    Lo de saludar lo hace a veces, sobre todo con nosotros los papis y normalmente se despide siempre. De los conocidos, eso si!
    Y cuando nos cruzamos con alguna persona pesada de esas q le dicen “no sabe hablar” y tonterías por el estilo cierra los ojos a km, en cuanto las dislumbra, jajajajajaj, pensará “si yo no las veo ellas a mi tampoco”
    Besitos

    Me gusta

  5. Bueno, tiempo al tiempo! Son muy pequeños, ya llegará!
    Alvaro tp ha vuelto a repetir la hazaña. Las gracias las da todos los dias mil veces, q es muy agradecido mu niño pero el perdón ha vuelto a dar un besito y asunto solucionado!
    Besos

    Me gusta

  6. Uff, lo del vocabulario de Álvaro es q es una pasada. Me encantaría hacer un post de eso pero lo veo súper complicado pq habla bastante bien. Se le entiende todo perfectamente y conjuga los tiempos verbales q da gusto. Incluso pronuncia cosas q por mi tierra ni se dicen. O al menos su madre no lo hace. Por ejemplo dice “guardadas” mientras q yo digo “guardas”, ajaj
    Besitos

    Me gusta

  7. Lo de comérmelo a besos es harina de otro costal, me lo como a besos todos los días mil veces y él encantado, que es más mimoso y pasteloso q yo, q ya es decir!
    Q pena q no tratemos a los niños como se merecen, otra generación que estamos dejando pasar la forma de cambiar el mundo…
    Un besito

    Me gusta

  8. Comentarios contestados a las 6 menos algo porque al señorito se le ha antojado levantarse a hacer pipí, beber y q le cuente un cuento de un conejito q me he tenido q inventar sobre la marcha!
    Qué niño más bueno tengo! Sabía q tenía los comentarios sin contestar y me ha desvelado para q no deje nada a medias 😉

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s