Maternidad

No siento que el niño enfermó…

Como conté en la anterior entrada, Álvaro ha estado malito. El viernes de la semana pasada, cuando se levantó, tenía 37,2 Cº. Ya sé que según los médicos eso no es fiebre, pero yo sabía que él no estaba bien. No sólo era que tenía unas deciminas, sino que no quería desayunar y quería que lo tuviera todo el rato cogido y él es un terremoto que lo que quiere es estar todo el día corriendo de aquí para allá, así que lo llevé a la pediatra sin tener cita ni nada.

 Cuando la pediatra me preguntó que le pasaba le dije que se había levantado con fiebre (aunque reconozco que le dije que había levantado con 38 Cº, si le digo que eran 37 me hubiera tomado por loca, jaja), pero que ya no tenía porque le había dado Dalsy. Lo estuvo reconociendo y me dijo que no tenía nada, sólo la garganta un poco roja. Me recetó Estilisona un par de días y que le diera Dalsy, alternándolo con Aepiretal, cada cuatro horas si le subía la fiebre.

 El fin de semana estuvo más o menos bien, por la noche le subía la fiebre un poco, pero nada alarmante, sin embargo desde el viernes se negó a comer nada de nada. Ni comida, ni chucherías, ni galletas… Nada, sólo teta.

El domingo por la noche empezó a tener fiebre más alta y el lunes, cuando se levantó, estaba ardiendo y no quería que me separara de él ni un minuto. Lo volví a llevar a la pediatra y me dijo que tenía una infección enorme en los oídos y en la garganta. Le recetó Amoxicilina y ha estado hasta el miércoles con fiebre cada dos por tres.

 Hasta el jueves pasado (seis días después) no ha comido prácticamente nada y quería estar siempre en brazos. Ha sido agotador. No quería estar con nadie, ni siquiera con su padre…

Ya está un poco mejor, sigue tosiendo mucho, pero ya tiene ganas de jugar, aunque está muy muy mimoso. Quiere que esté todo el día pendiente de él y llora por nada. Si no consigue lo que quiere se enfada muchísimo, llora, zapatea, tira con todo lo que hay a su alcance… Nunca antes se había comportado de esta manera. Por ejemplo, ayer por la noche quería agua. Le va a dar su padre agua y le dijo “tú no, el nene”. Quería que le pusieramos el vaso en el suelo y cogerlo él y beber. Su padre le dijo que no, que él le ayudaba y se montó la del quince… Se tiró al suelo llorando como si lo estuvieran matando, pataleando… Fui a calmarlo y no quería ni que le tocara… Me preocupé porque ni siquiera sabía cómo actuar.

El día de hoy ha sido como una continuación de anoche, lloros, gritos, pataletas… Lo peor es que no sé qué puedo hacer cuando se pone así. Si voy a calmarlo, le hablo, intento abrazarlo… me rechaza y sigue llorando con todas sus fuerzas. Si le dejo llorar (además de partirseme el alma), me mira de reojo como diciéndo “¿no vienes a intentar calmarme? que estoy llorando”.

 En medio de la desesperación me he acordado de una frase que le he oído muchas veces a mi madre pero no sabía como interpretarla: “No siento yo que el niño enfermó, sino el cuerpito que se le quedó”. Pues eso.

 

Anuncios

5 thoughts on “No siento que el niño enfermó…”

  1. Esa frase es muy de madres!!! Ayyyyy pobre Álvaro, me alegro que ya esté mejor. Creo que estáis de lleno enla época de las rabietas, chica mucha paciencia…ni ellos saben lo que quieren. Yo lo que hago es acercarme hasta donde me permita, si no quiere que lo coja dejarle en un lugar seguro (el suelo de su habitación lo tengo almohadillado), antes de que la cosa sea muy grave intento desviar su atención hacia otra cosa, o si está papá nos ponemos a hablar enfatizando mucho (papá sabes que hoy X ha comido solito muy bien??, si anda que bien!!! o hemos estado en el parque y hemos visto una oruga, vedad hijo??, cuéntaselo a papa!!!) para que él preste atención sobre lo que estamos hablando y sobre todo ponernos a su altura, intentar explicarle las cosas ( el vaso no puede ponerse enel suelo porque el agua se puede derramar y la pisamos y nos caemos, papá te ayuda…) y bueno si se puede evitar la rebieta pues no coartarle sus comportamientos (no pasa nada por dejarle intentar coger él solito el vaso del suelo, con cuidado y ayudándole)

    Uyyyyy me he alargado mucho no??? lo siento…

    Muchos besos felicessssssssss

    Me gusta

  2. Pobre Álvaro, lo mal que lo ha debido de pasar, menos mal que ya está mejor.
    En cuanto a lo de las rabientas, no te puedo decir nada porque nosotros aún no hemos llegado a esa fase, pero la verdad es que lo temo…
    Un beso!

    Me gusta

  3. No, no… Si no te has alargado, al contrario, me viene muy bien conocer otras experiencias y sobre todo actuaciones que se pueden llevar a cabo, siempre desde el respeto al niño, claro.
    Yo también creo que esto acaba de comenzar… Asi que paciencia y que Dios nos coja confesaos (otra frase de mi madre, jajajaj)
    Besitos

    Me gusta

  4. Ya está mucho mejor, pero la verdad es que es la vez que lo he visto peor.
    En cuanto a las rabietas… Ha sacado toodo su carácter, asi que espero que si ha comenzado una nueva etapa sepamos como ayudarle a encauzar esas nuevas sensaciones, aunque la verdad es q ahora mismo estamos un poco perdidos

    Besitos

    Me gusta

  5. Vaya, menos mal que ya está mejorando. Yo también he tenido al mio pachuchillo, aunque no tanto, pero se pasa fatal de verlos así.
    Lo de las rabietas es un tema complicado, nosotros también andamos perdidos.
    Te he dejado un premio en mi blog. Pásate a por él.
    Un beso!!

    Me gusta

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s