Porque me da la gana

Álvaro tiene ya 18 meses y sigue mamando. Mama por muchas razones: porque no es capaz de dormirse sin la teta, porque lo recomienda la OMS, porque le calma, porque le alimenta, porque le gusta… Pero principalmente mama porque hasta ahora él lo ha decidido así y yo, que soy su madre, también lo decido así: porque las tetas son mías y el niño también.

Me molestan enormemente los comentarios malintencionados que escucho en estas fechas de comidas familiares donde se ve más de lo habitual y se opina sin deber. Me ofende que me digan que va a estar mamando hasta que se vaya a la mili y otras lindeces. Contesto con toda la rabia que puedo pero no sirve de nada, porque en la próxima ocasión los “expertos en lactancia” volverán a la carga. Lo que nadie sabe es que eso me da fuerzas, fuerzas para seguir criando a mi hijo como creo que es mejor para él y también para mí, en definitiva, como me da la real gana y punto.

Anuncios

Un pensamiento en “Porque me da la gana

¿Me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s